ACTIVOS
Claves
Poltica de Calidad
viernes, 30 de diciembre de 2016 | Empresas Asociadas

Cuatro temas relevantes para 2017

Con indicios de recuperación de los precios mundiales y ante la incertidumbre del cambio de gobierno en los Estados Unidos, la Argentina se encuentra en un complejo proceso de transición y reacomodamiento de las principales variables del sector para revertir el déficit energético. Algunas claves.

En el informe especial realizado por KPMG Argentina y titulado “Industria del Petróleo y Gas: cuatro temas relevantes para 2017” se hace un análisis de lo ocurrido en el sector en los últimos años y los desafíos que se planten para 2017.

En una de sus partes señala que “sería recomendable la implementación de una estrategia de diversificación en la extracción y producción de hidrocarburos y de la producción de energía en general. En primer lugar, porque abocar todos los recursos a la explotación de no convencionales, de ser exitoso, solo redituará en un futuro. En segundo lugar, porque, según EIA, aún quedarían por explotar en nuestro país más de 2.500 millones de bbl y alrededor de 370.000 millones de M3 de gas en reservorios probados convencionales, y 2.200 millones de bbl de petróleo y 1.217 miles de millones de M3 de gas en yacimientos por descubrir. Finalmente, porque la producción de energía renovable conforma un factor que, además de contribuir a la diversificación de la oferta energética, resulta significativamente más sustentable en el tiempo que el resto de las opciones y es, indefectiblemente, hacia donde el mundo debe dirigirse. Es decir, el desafío de la Argentina para superar su déficit energético es tener la inteligencia suficiente para desarrollar estrategias que apunten al aumento de la producción de recursos convencionales y renovables en el corto y mediano plazo, mientras continúa el desarrollo de los no convencionales, los que darán máximo rédito en el largo plazo, pensando principalmente en el potencial de Vaca Muerta y en otros grandes yacimientos de shale ubicados en la República Argentina.”

El estudio destaca los cambios que se han producido en el escenario mundial con impacto en el sector petrolero tanto nacional como local. Sostiene que a pesar del cambio de tendencia del precio internacional del crudo, la economía mundial no termina de ponerse en marcha para impulsar un proceso de crecimiento sostenido que permita recuperar lo perdido y brindar previsibilidad. “Se registra un escenario internacional aún incierto donde las restricciones a la oferta de crudo, las acciones militares en Oriente Medio básicamente en el norte de Siria, la posición adoptada por la OPEP y otros países productores y, aunque no menor, el cambio de Presidente a partir de enero 2017 en los EE.UU. primer productor y consumidor mundial de hidrocarburos, representan algunos de los determinantes más importantes de las decisiones relacionadas a la política energética global y de la proyección del sector en el mediano plazo. Asimismo, surgen algunas dudas respecto a la suerte que correrá el acuerdo de control nuclear firmado entre EE.UU. e Irán, otro de los grandes productores mundiales de petróleo que ahora regresa al mercado internacional.”

En cuanto a los temas relevantes para 2017, el estudio identifica los siguientes: 1 Precios internacionales determinados en el primer semestre del año por el acuerdo alcanzado por la OPEP que permitió revertir la tendencia negativa y recuperar en parte el precio internacional del barril alrededor de los 55 dólares; y precios locales que dependen de la suerte de las conversaciones entre el gobierno argentino, empresas y gremios, para lograr un acuerdo interno de precios; 2 Producción e inversión. Se plantea la necesidad de mantener el objetivo de aumentar la producción de hidrocarburos y garantizar inversiones a partir de la reducción de los costos de perforación; 3 Los recursos no convencionales siguen siendo la salida a la crisis energética pero para el mediano y largo plazo, no solo por los condicionamientos de la coyuntura sino porque los procesos de exploración y explotación que son más extensos; y 4 Recursos renovables, sector que ha tomado un gran impulso en el último año a partir de la puesta en marcha de la Ley N° 27.191 de fomento a la generación de energía eléctrica a partir de fuentes renovables que inició este año el proceso de licitaciones con importante participación del sector privado comprometiendo cuantiosas inversiones orientadas a que en 2017 se alcance la meta del 8% de generación de energías limpias de la matriz energética argentina.

“En Argentina si bien el precio del barril de petróleo irá convergiendo hacia el precio internacional si se dan las perspectivas de éste teniendo en cuenta el acuerdo de la OPEP, considero que el precio del gas debe continuar a un precio superior con el fin de desarrollar las reservas gasíferas de nuestro país, sobre todo el gas no convencional que posee Vaca Muerta, donde los costos de extracción, si bien han disminuido, son superiores a los de EE.UU.”, explica Néstor García, Socio Líder de Energía y Recursos Naturales de KPMG Argentina.

El estudio indica, asimismo, que hacia el futuro existen otros desafíos que debe afrontar la industria petrolera argentina y cita los siguientes puntos: 1 la necesidad de disponer de recursos humanos calificados; 2 los obstáculos al financiamiento para los proyectos de inversión; 3 los contratos de cobertura en un escenario de precios deprimidos; 4 el impacto medio-ambiental; 5 la seguridad jurídica; 6 la necesidad de una mayor inversión en infraestructura no solo en lo referido a los requerimientos para explotar recursos no convencionales, sino también en materia de distribución y transporte; 7 un análisis pormenorizado de la formación de precios que tenga en cuenta a qué precio pueden ser extraídos estos recursos en el país y cómo debe financiarse la actividad; y 8 un profundo análisis de correlación entre las variables de inversión, producción y precios internos.

Finalmente, el informe especial sostiene que “la evolución de corto plazo de la industria global de P&G estará más relacionada con la acumulación y consumos de stocks, y con las expectativas que el mercado concentre sobre la consistencia de estas tendencias en el tiempo, las que serán cruciales para afectar las variables más sensibles como son la inversión, la producción y los precios del sector. En materia local debemos adicionar las buenas perspectivas de desarrollo que se esperan y se anuncian para los recursos hidrocarburíferos no convencionales y el de los recursos renovables que también forman parte de la matriz energética nacional”.-

Descargue Informe de temas relevantes haciendo clic aquí

Descargie informe especial haciendo clic aquí