ACTIVOS
Claves
Poltica de Calidad

Marco General de las Relaciones Comerciales

Régimen de comercio exterior. Importaciones y Exportaciones

El Código Aduanero argentino (ley 22.415), vigente desde septiembre de 1981, continúa regulando el comercio exterior de Argentina. Esta normativa ha sufrido desde su entrada en vigor distintas modificaciones, algunas de las cuales no han sido incorporadas al texto del Código. Entre ellas se cuentan la incorporación al sistema legal argentino de los resultados de la Ronda Uruguay de negociaciones comerciales multilaterales, las decisiones, declaraciones y entendimientos ministeriales y el Acuerdo de Marrakech de 1994 que implican la vigencia de los Acuerdos relativos a la aplicación de los Artículos VI (Derechos Antidúmping) y VII (Sistema de valoración de mercaderías) de G.A.T.T., del que Argentina es miembro.

Los requisitos necesarios para ser importador, en 1991 se simplificaron siendo necesaria únicamente la acreditación del número de la Clave de Identificación Tributaria (C.U.I.T.) para la inscripción en el Registro de Importadores y Exportadores de la Administración Nacional de Aduanas.

Importación definitiva

La República Argentina, como miembro del antiguo G.A.T.T., regula, desde 1.986, la valoración de las mercancía que se importan a su territorio según el Acuerdo relativo a la Aplicación del Artículo VII del GATT.

Toda introducción de una mercancía a un territorio aduanero argentino con la intención de que permanezca en él por tiempo indeterminado se encuentra gravada por derechos de importación, que son generalmente ad-valorem argentino y varían entre 0% y 27%. Dichos aranceles, deberían haber llegado al nivel del Arancel Exterior Común del MercoSur (AEC) a fines de 2001, pero no ha sido así completamente; de hecho, el AEC es en estos momentos un mero punto de referencia, pues las excepciones exceden a la regla. Con bastantes excepciones, que cada día también aumentan, el arancel es cero con los países del MercoSur. Además, en la aduana argentina, se exigen otras tasas:

Tasa de Estadística:

Grava la importación cuando el servicio aduanero presta un servicio estadístico. Es un tributo ad-valorem, cuya alícuota del 0,5% se aplica sobre el valor en aduana de la mercancía, con un máximo de US$ 500.

Tasa de Comprobación:

La obligación de pagar esta tasa surge cuando el servicio aduanero presta un servicio de control en plaza para comprobar que se cumplen determinadas obligaciones requeridas para el otorgamiento de algún beneficio a la importación, cuando es para consumo. Es un tributo ad-valorem que se aplica sobre el valor de la mercancía. Esta tasa puede ser modificada por el Poder Ejecutivo, pero nunca puede superar el 2%.

Tasa de servicios extraordinarios:

Se impone por las operaciones y demás actos realizados por el servicio aduanero en horas inhábiles, y debe ser proporcional al importe que la Aduana deba abonar a quienes lo practiquen. La Administración Nacional de Aduanas fija y modifica esta tasa.

Además de los derechos aduaneros, le fue encomendada a la Aduana la aplicación, liquidación y percepción de los siguientes tributos interiores:

Impuesto a las Ganancias:

La Aduana percibe un anticipo de este Impuesto, del 3% del valor de la mercancía.

Impuesto al Valor Agregado:

Se aplica a la importación definitiva de mercancías, determinándose sobre la base de su valor en aduana más los derechos de importación pagados. A este monto se le aplica la alícuota del 21%. Para el caso de que la mercancía se importare para reventa, la Aduana cobra el 9% más en concepto de adelanto de I.V.A.

Impuestos Internos:

El despacho de mercancías importadas que se encuentran alcanzadas por este tributo genera la obligación de ingresarlo al Fisco de acuerdo a la alícuota aplicable.

En virtud del decreto de desregulación económica, Nº 2284/91, se suprimieron todas las restricciones, los cupos y otras limitaciones cuantitativas a las importaciones de mercancías. De cualquier manera, el Poder Ejecutivo puede establecer prohibiciones de carácter económico o no económico al ingreso de mercancías al territorio aduanero argentino.

Legislación antidumping

Con la aprobación de los resultados de la Ronda Uruguay del G.A.T.T. que incluye el Acuerdo relativo a la Aplicación del Artículo VI del mencionado Acuerdo, se incorporó al sistema legal argentino esta normativa internacional. Así, los derechos antidumping se establecen luego de una investigación respecto de determinada mercancía que proviene de un Estado.

Valores de referencia

Para productos en general de consumo, desde Mayo 2001, se estableció un régimen de control de valor en la aduana argentina, que establece precios de referencia (en realidad precios mínimos de ingreso al mercado). Caso de que el valor de factura sea menor al de referencia, el importador deberá depositar una fianza por el diferencial del valor, que sólo podría devolverse si una investigación posterior (y trabajosa) determinase la legalidad del menor precio facturado. En otro caso, la fianza pasaría a ser liquidada como pago arancelario.

Importación temporal

La mercancía puede también ser importada con una determinada finalidad y por un plazo determinado. El importador, en este caso, queda comprometido desde el momento del libramiento de la mercancía a reexportarla definitivamente con anterioridad al vencimiento de dicho plazo. La mercancía puede permanecer en el territorio argentino en el mismo estado en que fue importada temporalmente, o bien ser objeto de transformación, elaboración, combinación, mezcla, reparación o cualquier otro perfeccionamiento o beneficio.

No se encuentra sujeta a la imposición de tributos, excepto respecto de las tasas retributivas de servicios, aunque en casos excepcionales, y sin desvirtuar el régimen, el Poder Ejecutivo puede disponer la aplicación parcial de los tributos que gravan la importación para consumo respecto de la mercancía.

Los plazos en que la mercancía puede permanecer en el territorio aduanero, van desde los ocho meses para las mercancías destinadas a ser exhibidas en una Feria y los tres años para los bienes de capital que son utilizados en un proceso productivo. Si es importada para ser objeto de un perfeccionamiento, debe ser reexportada definitivamente en el plazo de 180 días desde su libramiento.

Zonas Francas

El Código Aduanero define a la zona franca como al "ámbito dentro del cual la mercancía no está sometida al control habitual del servicio aduanero y su introducción y extracción no están gravadas con el pago de tributos, salvo las tasas retributivas de servicios que pudieren establecerse, ni alcanzadas por prohibiciones de carácter económico." La introducción y extracción de mercancías hacia o desde la zona franca desde o hacia un territorio aduanero recibe el tratamiento de importación y exportación respectivamente.

La ley 24.331 dispuso el establecimiento de 23 zonas francas en todo el país, una en cada provincia, más cuatro que se ubicarán en aquellas regiones geográficas que por su situación económica crítica y/o vecindad con otros países justifiquen la necesidad de su instalación.

Fuente

Más información

LL&Asoc