ACTIVOS
Claves
Memoria y Balance 2014
Poltica de Calidad

Club Vasco Argentino Gure Echea

1929

Se fundó el 10 de agosto de 1929 por un grupo de socios jóvenes de Laurat-Bat que quisieron encauzar sus entusiasmos hacia el propósito de crear un nuevo Centro que diera satisfacción al anhelo de poseer un ambiente de hogar a donde al tiempo que efectuar la práctica del deporte vasco por excelencia-la pelota dura-pudieran cultivar la amistad y el respeto que caracteriza a la familia euskalduna.

Los Estatutos que hoy ligeramente modificados rigen, fueron inspirados por Leandro Balerdi, que fue nombrado presidente provisional.

En la primera Asamblea, realizada en el salón del diario “La Prensa” fueron sugeridos varios nombres para designar a la institución, aceptándose por gran mayoría la propuesta de Gure Echea.

Una Comisión se encargó de la búsqueda de terreno donde levantar el edificio, aprobándose la adquisición de una vieja casa sita en Cangallo 2145 con terreno muy largo, pagándose al contado su importe de 130.000 pesos en efectivo el 7 de febrero de 1930.

Colocada la piedra fundamental del nuevo edificio, con la presencia del Presidente de la Nación general José F. Uriburu, se pone en marcha la obra y de inmediato se plantea el problema del frontis de la cancha de pelota, procediéndose a la búsqueda de la piedra adecuada y ante el fracaso de obtener en el país la que llenara las características necesarias se procedió a traerla de España, ya preparada en blocks, para empotrarla en la pared de ladrillo, la que llegada en abril de 1931 dio en los hechos sobrada razón a lo resuelto; Gure Echea tiene hoy intacto su soberbio frontis de piedra.

Mientras se terminaba de construir el edificio social, las reuniones se efectuaban en el pasaje Barolo y se iba poniendo en marcha la preparación del revestimiento interior y a organizar la vida de la Institución.

El 19 de diciembre de 1931 fue un día de intensa alegría, pues el padre Zacarías de Vizcarra, más tarde obispo de Madrid, bendecía las obras y el Club abría sus puertas por primera vez a la vida social.

En el futuro ya no se trataba de un sencillo club del deporte de la pelota vasca; su carácter era de hogar y por lo tanto debía satisfacerse el imperativo de hacerlo amable, grato, sobre el respeto y dignidad característica del hogar vasco.

Posteriormente el Instituto de Estudios Vascos fundado por monseñor Esandi, obispo de Videma, tenía a Gure Echea por sede y pagaba generosamente esa hospitalidad con ciclos de conferencias a cargo de sus miembros, entre los que descollaban personalidades como Carlos Alberto Erro, Martín Noel y otros.

Conciertos y recitales se sucedían como expresión de arte y de cultura, que tiene también excepcional expresión en la exposición de objetos vascos realizada el año 1933 y en la de paisajes y retratos de flores Kaperoxipi en 1938, iniciando con ella su carrera de éxitos.

En breve análisis de las actividades deportivas, señalaremos que a Gure Echea le cabe el particular privilegio de haber podido conservar la práctica del juego de pelota retobaba, el popular juego vasco en la modalidad del trinquete, salvándole en su agonía. La nómina de concursos internacionales y nacionales cuenta repetidamente con el nombre de Guru Echea como triunfador.

En defensa del juego de pelota dura, como expresión deportiva típica, se organizó en el club la Asociación Argentina de Pelota Vasca, recayendo la primera presidencia en Vicente del Río, cuyo nombre se dio al frontón como reconocimiento a su habilidad de campeón.

Socios del Gure Echea, representando a la Argentina, obtuvieron títulos mundiales en los Campeonatos de Pelota organizados por la Federación Internacional de Pelota Vasca en los años 1952, 1958, 1962, 1970, 1974, 1978 y 1990, los que fueron disputados en los frontones y trinquetas de San Sebastián (España), Biarritz (Francia), Pamplona (España), México y Montevideo (Uruguay).

LL&Asoc